facebook.com/tipograficoadgco

John Vargas | johnvargasbeltran.com


A John Vargas Beltrán, pionero del diseño tipográfico digital en Colombia, lo conocí en los albores de la ADGCO. Desde la Bogotá de 2004, ADGCO nos mueve a encontrarnos, unirnos y respaldarnos primero como personas y luego como DGs profesionales (independientes o empleados)

ADGCO me permitió conocer de cerca verdaderos apasionados de la tipografía como John Vargas, uno de los más juiciosos DGs que conozco. Entre sus pasiones al lado del diseño tipográfico está la de coleccionar acetatos de salsa de los 70’s, escribir relatos humorísticos, investigar sobre culturas aborígenes colombianas, literatura universal, caligrafía y lettering.


John Nació en Bogotá en 1974. Su interés por las letras comenzó en el taller de avisos luminosos propiedad de uno de sus tíos. Un día uno de los dibujantes no cumplió con su labor y su tío le pidió que le ayudara con dicho trabajo. Durante la época de vacaciones John aceptó remplazar al dibujante, obteniendo su primer acercamiento al dibujo de letras para pancartas (hechas de modo rudimentario, no en screen), y también dibujando plantillas para letreros publicitarios luminosos.

Estudió DG en la Universidad Nacional de Colombia de Bogotá 1993-1997. Co-fundador de: adgcolombia.org y tipografico.org. En 2005 su tipografía Dulcinea ganó mención en la convocatoria; Tipo-Q en España. Su primera fuente Muisca Sans la inició en la UN en 1997, y actualmente desarrolla su website. Desde su paso por la UN es reconocido por su habilidad caligráfica y su obsesión por la tipografía. A parte de su saber tipográfico su experiencia laboral abarca: DG publicitario y Docencia. John es uno de los primeros cinco colombianos que hoy estudian en la especialización en Diseño de Tipografía (CDT) Buenos Aires, Argentina.

1. Cuéntenos sobre su primera fuente, ¿qué lo motivó, cómo comenzó a diseñarla y como fué el proceso de trabajo que siguió?





JVB: Muisca Sans fue mi primera tipografía. La desarrollé para mi trabajo de grado, y la hice basado en la obra del maestro Antonio Grass, un artista plástico que llevó y rescató figuras precolombinas dándoles una expresión más geométrica y simplificada.

Muisca Sans surge de la necesidad de hacer una fuente tipográfica que exprese colombianidad / raíces indígenas, el término de identidad nacional está pésimamente planteado. No existe criterio de identidad nacional. Tomando diversas formas gráficas de nuestros antepasados indígenas finalmente me basé desde las espirales cuadradas y los rombos – figuras que se replican muchas veces en pueblos aborígenes a lo largo de Latinoamérica – y la labor demandó más de 6 meses de árduo trabajo, desde la investigación, la concepción y posterior desarrollo.

¿2. David Consuegra fué uno de sus principales maestros en la UN?

JVB: Sí, tuve la oportunidad de ser alumno de una asignatura llamada Dibujo Gráfico, y esa fue la última ocasión que ejerció como docente en la UN antes de su retiro definitivo. Fue sin duda un gran privilegio.

3. ¿Algún aporte interesante que pueda contarnos?
JVB: Del maestro Consuegra, quien falleció hace algunos años, en verdad recibí algunas breves acotaciones e indicaciones, recomendaba usar las palabras Iliarco, Barranquilla como prueba o test para las fuentes, mas no sugirió pangramas más largos. Una anécdota, David Consuegra no aceptó mi petición de ser mi director de trabajo de grado de manera tajante.

4. ¿Cuántas fuentes ha diseñado usted desde 1997?
null
JVB: Bueno, ya nombré Muisca Sans, mi primera fuente. Ese mismo año, surge una segunda tipografía, Macondo. Esta fuente fué por pedido y en colaboración para el trabajo de grado de Andrés Marquínez quien presentó un juego de cartas de tarot inspirado en los personajes de Macondo, de la emblemática obra de García Márquez, Cien años de Soledad. Macondo surgió de una base netamente caligráfica y posteriormente se adaptó a un proceso forzado de geometrización. Funcionó bien como fuente en textos cortos pero espero más adelante retomar este proyecto, reeditarlo y proponer nuevas variables en forma, estilo, color e inclinación.

Mi tercera fuente la hice un año después en mi primer trabajo profesional como DG de planta. Requerían de imagen corporativa y de allí surgió Conectiva Medium




dicha fuente que por el momento se desarrolló en apenas 2 variables, normal e itálica. Conectiva es una tipografía de titulación, implica tecnología y su personalidad es esa.


En el 2005, hubo la convocatoria por parte del Centro de Diseño de Castilla – La Mancha, para la creación de una fuente tipográfica para El Quijote, conmemorando sus 400 años; la convocatoria llamada Tipo-Q.

Participé con Dulcinea Serif, una familia tipográfica con 4 variables, de peso y de inclinación y siendo una convocatoria abierta al mundo hispanohablante y ante la premura de tiempos de desarrollo, mi trabajo fue reconocido dentro de los 10 mejores.

Dulcinea Serif es una familia fuente que reune rasgos de unciales, romanas y de fantasía. Es esta una de las fuentes más evolucionadas que he desarrollado pero igual, merece ser reeditada más adelante.

Al plano del diseño de fuentes, también he estado llevando al plano digital esas primeras aproximaciones e intentos de dibujo tipográfico en una fuente llamada Robertus (en memoria y homenaje a mi tío, el del taller de avisos quien ya falleció). Está en proceso de desarrollo una versión grotesca para Macondo




y el año anterior diseñé Tangena Glorieta, una fuente bastante geométrica, inspirada en los años 30’s que aún se encuentra en desarrollo. Muy seguramente desde el posgrado habrá que diseñar una fuente. El curso del año dará su veredicto. También surgieron otros proyectos de menos trascendencia como Mia Lettera, Bachata, Ofertiva y Cartuccio en el transcurso de los últimos 8 años.



5. Por cuestiones de trabajo en 2005 usted estuvo unos días en Buenos Aires. Y aprovecho la oportunidad para charlar personalmente con Rubén Fontana. ¿Dicha charla Influyó en su decisión de irse a estudiar a la argentina?


JVB: En 2005 viajé dos veces a la Argentina por cuenta de tomar cursos de creatividad para extranjeros y allí, el primer viaje tuve la grata oportunidad de entrevistarme con Rubén Fontana – mi mentor – que de antemano conoció todo mi trabajo de manera inédita.

En ese viaje aproveché la oportunidad de hacerme a una buena bibliografía, y de paso me entero que en su momento hubo una asignatura para los estudiantes de Diseño Gráfico en la UBA llamada Cátedra Fontana, documentada en el libro Pensamiento Tipográfico, donde hay un elocuente y evidente proceso de instrucción hacia el diseño de fuentes.

Quedé con la inquietud a muy largo plazo de estudiar algo referente al Diseño Tipográfico, en ese entonces no existía el posgrado y le planteé a él si en un futuro eso era viable. Su recomendación hace 4 años, que fuera siguiendo el ejemplo de grandes tipógrafos, no tanto copiándolos, emulándolos en su evolución y desarrollo. Me motivó venir a cursar CDT en la UBA dadas las circunstancias personales, laborales y profesionales por las que estaba atravesando 4 años después y porque ese sueño estaba pospuesto desde hace más de una década. Lo mismo que mis proyectos tipográficos se dilataron en el tiempo. Y es que lo máximo sería cursar en Reading pero prácticamente al bolsillo es casi que imposible, ahora o nunca.

6. ¿Cómo ha sido su experiencia estudiando en la Argentina?
JVB: Bueno, la experiencia de estudiar en la UBA es toda una novedad, gusto y experiencia gratificante. Encuentro un altísimo nivel académico, accesibilidad y cercanía a los docentes y camaradería y amistad entre los 28 que estamos cursando el posgrado. No me arrepiento en lo absoluto del paso que he decidido dar, renunciando a prácticamente todo lo que tenía asegurado en Colombia hasta la presente. Hay una gran calidad humana desde el director de la carrera de posgrado, cada uno de los docentes y también de los mismos compañeros de estudio.

7. ¿Podría describirnos un día común en el CDT?
JVB: El horario del posgrado es apenas de dos sesiones semanales, los jueves en la noche de 19:30 a 22:30 h. y los sábados de 9 a 14 h. Las clases han sido desde la parte teórica a modo de conferencia y también de tipo taller. Particularmente las de tipo taller han sido las de Dibujo Analítico (con Rubén Fontana – Director del posgrado), Digitalización (Eduardo Tunni y Darío Muhafara) y Caligrafía (Bettina Naab y Ma. Eugenia Roballos) en donde a modo de charla conferencia dan las bases teóricas y posteriormente la ejecución.

En la actualidad estoy viendo dos asignaturas cerrando el primero de 4 módulos, Digitalización (Tunni y Muhafara) y Tipografía e interpretación (Carlos Carpintero), esta última un acercamiento a la parte teórica de la Semiótica. Hubo también dos seminarios a modo electivo, Simbología indígena de la Argentina, Docente: Alejandro Fiadone y el otro, Historia, teoría y crítica en torno a diseño, dictado por la socióloga Verónica Devalle. Ambos muy interesantes.

8. ¿Cómo coordina su tiempo para sacar adelante todos sus proyectos?
JVB: Por el momento me encuentro con bastante tiempo libre disponible para investigación, lectura, aprendizaje y estudio. No me encuentro trabajando, a menos que salga eventuales trabajos de freelance. Muy seguramente una vez finalice el posgrado, retomaré la mayoría de los proyectos de mi autoría para ser replanteados, ajustados y mejorados de acuerdo a los conocimientos recibidos desde este posgrado. La meta, finales de 2010 o si antes lo permite, comercializar todas mis fuentes. Por recomendación precisamente de varios quienes estamos en esta aventura, tomé la determinación de no hacer los replanteos pertinentes a los proyectos iniciados, creo más conveniente primero hacerme al conocimiento y luego vendrá la práctica.

9. ¿Cómo le ha ido viviendo en Argentina?
JVB: A pesar de un mismo idioma, siendo aún parte latinoamericana, la brecha cultural y de costumbres es enorme. Desde la parte social en cuanto a los amigos con los que me he relacionado, hasta con las cuestiones cotidianas como la comida y la vivienda. Si bien la educación acá es un factor por el cual muchos colombianos hemos emigrado acá, la manutención y vivienda pueden salir costosos si no se cuenta con la suerte de ubicarse en una buena parte. Los arriendos, sobretodo tratándose a extranjeros son muy caros. Comer afuera igual. Obligado para mantenerse económicamente, hacer su debido mercado y cocinar por su cuenta. He sobrellevado unos cuantos cuadros de estrés reflejados en algunos problemas de salud pero es precisamente el choque brusco del adaptarse uno por su cuenta. Renunciando a los seres queridos al lado de uno, a la familia y a las comodidades del hogar si no se tiene la mentalidad puede llegar a ser difícil. Esta experiencia es también determinante como madurez a nivel personal, espiritual y afectivo. Y en cuanto al vivir en esta ciudad, en verdad que me encuentro muy amañado y me doy por bien atendido.

10. ¿Qué tal le ha ido con sus compañeros de clase?
JVB: Iniciamos 30 personas pero 2 han desertado por tema de problemas personales, hay bastante unión, amistad y camaradería. Nos hemos constituido prácticamente como casi una hermandad. No solo desde el ámbito académico, también hemos departido unas cuantas ocasiones la gastronomía porteña.

11. ¿De que países provienen sus compañeros?
JVB: Hay una chilena, una brasileña, un venezolano, un uruguayo y la mayor representación extranjera es precisamente colombiana. Hay inclusive argentinos que vienen del interior.

12. ¿Cuantos colombianos hay estudiando con usted?
JVB: Somos 5 colombianos contándome, otras tres compañeras de Bogotá y el otro colombiano que viene de Pasto:
– Angélica Díaz
– Viviana Monsalve
– Maria Mercedes Hernández
– Mauricio Jurado Ch.

13. ¿Qué consejos le daría a quienes quieran irse a estudiar al CDT?
JVB: Argentina ya se volvió un país caro para vivir. Las épocas de viajar muy económico y disfrutar a lo ancho, ya pasaron. Pensando en una larga estadía, es clave que planeen venir con un suficiente colchón financiero para subsistir, incluso, la parte laboral acá está muy complicada. Apenas he podido efectuar un solo freelance en lo que llevo desde marzo y para nada recomiendo venir a trabajar de planta porque ¿a qué horas dedica tiempo para estudiar? Aún así, parece que los tiempos de trabajo full time son más suaves frente a la labor allá en Colombia pero acudo a la experiencia dado que hace 6 años hice un posgrado y a la par trabajé en agencia, ambas labores fueron bastante agotadoras y del posgrado poco pude sacar provecho. Deben hacerse a un equipo portátil ojalá con el Fontlab previamente instalado.

14. ¿Cuando regresa a Bogotá?
JVB: Tengo boleto de regreso para inicio del 2010 pero muy seguramente tendré que posponer y cambiar esa fecha. Me dicen que una vez termine materias, al menos medio año se gasta uno en el desarrollo de la tesina. Por lo pronto digo que mi fecha de regreso es incierta. En un año puede ocurrir cualquier cosa.